Ya sólo quedan 20 minutos, la atención se puede palpar en el ambiente y con más razón cuando ya solo quedan 3, tengo que admitirlo, los jóvenes no facilitan el trabajo, trampas, emboscadas y obstáculos, entre más se acaba el tiempo, sus intentos por detenerme se vuelven cada vez más sádicos, en la última hora dejaron de razonar correctamente, así que se ha vuelto “todo o nada“ .

Era de esperarse, pero en lo personal tenía altas expectativas del potencial de cada uno, contando el día de hoy serán 29 días sin poder ver el exterior, es comprensible caer en la desesperación cuando la promesa de la libertad está tan cerca.

Los gritos del más joven me preocupan, suena como si estuviera agonizando, ¿Debería sentir lástima por él? Tomando en cuenta que hasta hace unos minutos apuñaló mi vientre, de no haber sido por mis conocimientos en medicina, seguramente ya estaría muerto.

Mantener la calma mientras suturo mi herida, es una gran prueba para mis nervios, la alarma marca 15 minutos y contando, si me detengo en este punto, todo mi esfuerzo será en vano.

Ya no puedo escuchar al chico, debo suponer que ha fallecido, por una parte, me siento aliviado, pero aún quedan dos, ellos saben que estoy muy mal herido, van a venir a buscarme y yo sólo puedo esperar.

La salida de laboratorio cuenta con una puerta automática, esta cronometrada para desbloquearse durante una hora al final del mes, si logran llegar hasta el laboratorio no sólo estaré condenado a quedarme aquí, sino que la humanidad se quedará sin la posibilidad de tener una cura para el virus del retorno.

Tengo que ser realista, mi cuerpo no soportará más castigo, pero la vacuna podría darme una oportunidad, en teoría mis células podrán regenerarse con mayor velocidad, mi resistencia y fortaleza podrían llegar a superar los límites humanos, o también podría tener daños a nivel genético, pero ya que ellos tienen todas las de ganar, sería justo que estemos en igualdad de condiciones.

Por ahora la única prioridad es no dejar sobrevivientes, después me preocuparé por los efectos de la vacuna, ojalá, Dios me perdone. Pero para obtener resultados se requiere de esfuerzo, dedicación y de una qué otra víctima.

-Página hallada en el diario de laboratorio, zona cero de la nueva variante zombi, paradero de nombre clave “Dr. Cabra“ desconocido, vacuna 311298 encontrada y asegurada-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: