Desesperanza mi gran perdición,
fue una ilusión todo éste falso amor,
y adentro del pecho sentí el dolor,
tú eres como una fatal maldición.

Me tomabas, besabas con pasión
y mi mundo cambiaba de color,
estaba llena de euforia y furor,
pero todo fue una simple ficción.

No sabes cómo maldigo ésta suerte
porque no sé cómo ya te perdí,
ahora ruego que venga la muerte.

Te convertiste en fuego en el que ardí,
si éste será el castigo por quererte,
pago el precio de éste amor que sufrí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: