En el principio sólo existía la eterna e infinita oscuridad llamada Mørk, Ensomhet (la soledad) y Tid (el tiempo). Ensomhet se vagaba en la interminable oscuridad y melancólica comenzó a llorar pues la contemplación del inmenso vacío la entristeció mucho, de sus brillantes lágrimas nacieron las Stjernene (las estrellas). Sus sollozos fueron escuchados por Tid que conmovido quiso consolarla, se le ocurrió entonces abrir su pecho y ofrecerle su corazón palpitante que emitía una inmensa y cálida luz, Ensomhet detuvo su llanto, maravillada tomó el reluciente obsequio y lo llamó Sola (Sol), ella también sacó su propio corazón y se lo ofreció a Tid quién lo nombro Månen (Luna), éste reflejaba la luz de Sola pero con un brillo azulado.

Cuando se vieron libres de las manos de sus dueños. Sola tomo la forma de una niña y Månen de un niño, ambos eran muy alegres y al ver regadas las Stjernene les pareció divertido jugar con ellas y descubrieron que al juntarles se hacían esferas más grandes y sus colores cambiaban al tocarlas, así nacieron los planetas, uno entre ellos tenía un hermoso azul y manchas marrones, Ensomhet lo tomó le dio un beso y sonrió pues fue el que más le gusto. Sola y Månen se maravillaron al ver que esa esfera empezaba a cambiar pues a diferencia de las demás ya se había enfriado y ahora se veía más hermosa y en su interior también había cambiado. Emocionados decidieron hacerse pequeños y ver con sus propios ojos lo que ocurría adentro, cuando Sola flotaba sobre la parte marrón que era sólida y firme comenzaron a crecer las plantas y cuando Månen paseaba sobre la parte azul notaba que era líquida y la seguía formando olas y espuma. Al ver eso les pareció muy divertido por lo que recorrieron la esfera hasta darle la vuelta, pronto se cansaron y se dieron cuenta que faltaba algo, el lugar estaba vacío como espacio el exterior.

Una idea se les ocurrió a ambos, tomaron un poco de tierra y la mezclaron con agua, haciendo barro, a veces lo mezclaban con plantas, otras con roca o cualquier cosa que encontraran, así crearon a los animales, de diferentes formas, colores y características. Por ejemplo unas solo podían estar en el agua, otras podían volar, unas pocas sabían estar en el agua y en la tierra, las que Månen había creado se escondían al ver a Sola y los que Sola había creado se dormían al ver a Månen. Ensomhet y Tid que observaban a los pequeños jugar se dieron cuenta que en cuanto Sola pisó el suelo sobre el que flotaba este se comenzaba a secar y convertir en desierto, en cambio cuando Månen puso sus pies en terreno firme el agua la seguía hasta inundar algunas partes del mismo, por lo que decidieron sacarlos de ahí inmediatamente, pues eran tan puros que el planeta no podía con ellos. Sola y Månen estaban muy tristes pues querían seguir jugando con sus pequeñas creaciones y no se contentaban con sólo observarlas.

Entonces Tid les dijo a los pequeños que para que pudieran volver a jugar con sus criaturas les daría un ciclo de vida, así creo a Død (muerte) quien se encargaría de llevarles con su respectivo dueño al termino de su ciclo, así volverían a jugar con ellas sin tener que afectar su hogar, ellos también decidirían si volverían a regresarlos o no y para ello ordenó a Død que fuera al planeta por un animal para Sola y otro para Månen. Éste obedeció y regresó con un ave para Månen y un conejo para Sola, pero prefirieron cambiar, por lo que Månen se quedo con el conejito y Sola con una hermosa ave de fuego a la que llamó Fénix. Aún así no estaban del todo complacidos, querían cuidarlos, pues a veces unos se comían a otros y tenían miedo que no quedara ninguno.

Ensomhet entonces les dice a los pequeños que Tid y ella estarán al pendiente de ellos, además de eso Tid y Ensomhet crean a los Mennesker Andróginos (los humanos), mandan a cada uno a las cuatro regiones del mundo, al norte, sur, oriente y poniente. Ellos serían los encargados de cuidar a las criaturas de cada región por lo que Ensomhet y Tid no serían los únicos en el planeta al que deciden finalmente llamar Jorden (La tierra) así pues todos parecían satisfechos. Mørk por otro lado era a quién nadie tomo en cuenta y no estaba feliz al ver que no había sido consultado, su venganza estaba por comenzar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: